Daño de Formación

Se define como daño de formación: “Cualquier proceso que cause perdida en la productividad o en la inyección de fluidos en pozos productores y/o inyectores de un gas o aceite.”

Uno de los problemas más comunes del daño de formación, es cuando las partículas finas débilmente cementadas a la matriz porosa, se liberan y empiezan a movilizarse, causando reducciones en la porosidad y permeabilidad de un yacimiento disminuyendo el recobro de petróleo.

Andipetrol, con el fin de determinar el daño de formación por migración de finos, asfaltenos y alteración de humectabilidad y dando una posible solución a estos problemas, desarrolló un sistema de compuestos en los cuales se probó experimentalmente el control y remediación de estos daños, mediante el uso de nanotecnología (fluidos inteligentes).

El uso de fluidos inteligentes para minimizar el daño de formación es una técnica innovadora para incrementar la producción y bajar costos en comparación con los métodos tradicionales.

Asfaltenos:

  • Previene la agregación y/o depositación de la parte más pesada del crudo evitando el taponamiento poral.

Migración de Finos:

  • Previene el arrastre y taponamiento de la garganta poral.

Alteración de Humectabilidad:

  • Cambia la humectabilidad del yacimiento según la necesidad.